El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
  REPORTAJES | NOTICIAS | DIRECTORIO DE EMPRESAS | CITAS | HUMOR | INSCRIBETE EN ELPORTALDESERVICIOS | CONTACTA  
 
BUSCADOR DE EMPRESAS
BUSCAR
LA CITA DEL DIA

La reconciliación es más bella que la victoria.

Violeya Chamorro
HUMOR
Paco León
Nacido en el barrio sevillano de Parque Alcosa en 1974, es principalmente conocido por la serie de t... más
HUMOR
Que mala suerte!!
...
Una chica había soñado desde pequeña con ser monja y, tras ingresar en una
orden, la mandaron a un convento en un lugar remoto de Granada donde todo
el mundo ceceaba. Cuando llegó, se quedó sorprendida al ver que los
habitantes del pueblo llamaban a las monjas Zor María o Zor Tereza, con un
ceceo tan peculiar que no pudo reprimir una risa inicial.


En el convento estuvo más de nueve años dedicándose a tomar sus votos,
hasta que llegó el día tan esperado de casarse definitivamente con
Jesucristo, que es entonces cuando son bautizadas con su nuevo nombre.
La Madre Superiora bautizó a las recién iniciadas:


- Tú, hija, te llamaras Ana, Sor Ana.


- Tú, hija, te llamaras Luisa, Sor Luisa.


Y cuando le tocó a la muchacha en cuestión, le dijo:


- Tú te llamarás Rita, Sor Rita.


En ese momento la muchacha rompió en llanto. ¿Cómo una monjita se podía
llamar zorrita? Así que decidió enviar al Vaticano una carta donde hizo la
petición de cambio de nombre. Al cabo de unos meses le enviaron el pasaje y
todo lo necesario para ir a cambiarse el nombre, y llegó al Vaticano.


Para cambiar su nombre, se realizaría una ceremonia donde ella tomaría un
nombre al azar de una cajita. Antes de comenzar la ceremonia, el sacerdote
que la oficiaría le dijo:


Hija, te hemos dado la oportunidad de cambiar tu nombre ante Dios. Pero
debes saber que este nuevo nombre que tomes del papelito de la caja será
el definitivo. ¡AHÍ NO HAY VUELTA ATRÁS!. Sor Rita le contestó:


-Sí Padre, estoy segura que no habrá nada peor en esta vida que llamarse
ZORRITA.


- De acuerdo. Toma un nombre y encomiéndate a Jesús.


Sor Rita toma el papelito y sin leerlo se lo entregó al sacerdote. Este lo
leyó y, rervolcándose por el suelo entre incontenibles carcajadas le dijo:


Hija, de hoy en adelante serás ¡¡¡¡ SOR RAIMUNDA!!!.

 
 
www.avantemedia.com
www.andaluweb.es
© 2010 elportaldeservicios.com
Todos los derechos reservados | Aviso Legal y Política de Privacidad